Categorías
Liderazgo

Las 5 llaves del empoderamiento que autorizan a otros para hacer la tarea

Empoderar es darle a alguien el poder para hacer algo. Ese poder es la autorización que alguien recibe para hacer lo encomendado.

Al liderar he aprendido que empoderar a otros es una entrega intencional de cinco elementos que hacen legítima esa autorización para hacer. Esos cinco elementos yo los llamo “las 5 llaves del empoderamiento”, que son:

1. Autoridad – para liderar en la tarea

2. Permiso – para ser original en la tarea

3. Habilidad – para hacer bien la tarea

4. Oportunidades – para ir de menos a más en la tarea

5. Confianza – para ser fructífero en la tarea

Si va a empoderar a otros …

1. Dé autoridad al poner a cargo al otro

Todo aquel que es empoderado debe recibir la potestad legítima de ejercer el mando.

Empoderar es dar el encargo y poner a cargo al otro para que haga la tarea.

Cédale las funciones y responsabilidades de liderazgo en el área y/o trabajo asignado (del equipo, de la iglesia, de la institución).

Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, vayan y hagan Mateo 28:18-20

Como líder no puede estar a cargo de todo porque no puede estar en todos lados al mismo tiempo, así que no limite (al equipo, al ministerio, a la institución) a donde solamente usted puede estar presente y cuándo solamente usted puede liderar. Cuando delega funciones y pone a cargo a otros extiende las fronteras y amplia el alcance (del equipo, del ministerio, de la institución).

2. Dé permiso al permitir que el otro sea él mismo

Todo aquel que es empoderado debe recibir el consentimiento para ser y hacer en el área en que se le ha encargado, según entienda que debe hacerlo entendiendo sus funciones en relación con la misión, visión y tarea asignada (del equipo, del ministerio, de la institución). Autoridad sin el permiso de ser y hacer, no es empoderamiento.

El otro no hará las cosas exactamente como usted las haría porque sencillamente es diferente a usted. Pero si le dio autoridad, dele el permiso de ser original y hacer las cosas como él las haría, y no espere que sea un calco suyo en su forma de ser y hacer.

“Si todo el cuerpo fuera ojo, no podríamos oír. Y si todo el cuerpo fuera oído, no podríamos oler. Pero Dios ha puesto cada miembro del cuerpo en el sitio que mejor le pareció.” 1 Corintios 12:17-18

Empoderar es darle al otro el permiso de ser la mejor expresión de sí mismo mientras hace la tarea asignada.

Ahora, la persona empoderada representa el carácter moral y laboral (del equipo, del ministerio, de la institución). Si no cree que le puede dar al otro esta clase de permiso porque no representará a través de su ser y hacer el carácter y la naturaleza (del equipo, el ministerio, de la institución), entonces no le dé autoridad, es decir, no lo empodere.

3. Dé habilidad al comprometerse con la formación y capacitación del otro

Si a la autoridad le debemos sumar permiso, al permiso le debemos añadir habilidad. El acto de empoderar no es pasivo sino que, muy por el contrario, es dinámico.

“Recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes; y serán mis testigos” Hechos 1:8

el líder empodera cuando se compromete con el crecimiento personal, ministerial y profesional del otro.

Es muy probable que la persona que se está empoderando tenga el potencial para la posición y la tarea pero necesite crecer y madurar, entonces al permiso hay que acompañarlo de un compromiso de quien empodera de contribuir a la formación y capacitación del otro al mismo tiempo que el otro muestra un compromiso consigo misma de formarse y de capacitarse para ejecutar la tarea con destreza.

empoderar es una jornada de formación y capacitación en la cual el que empodera y el que es empoderado se comprometen mutuamente a crecer en lo personal, ministerial y profesional.

4. Dé oportunidades que le permitan al otro crecer en madurez a medida que va asumiendo mayores responsabilidades.

Empoderar para la acción madura y responsable es un proceso de experiencias progresivas donde quién está siendo empoderado va asumiendo responsabilidades en la misma dimensión en la que va creciendo como persona, como miembro del equipo y como líder, sea en lo espiritual, en lo emocional o en lo profesional.

Al poner al otro a cargo de una posición o una tarea sea también intencional en la forma como lo va a llevar de menos a más en sus responsabilidades, creando espacios seguros de conversación, evaluación y corrección.

“Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes; pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes.” Lucas 16:10

Jesús llamó a sus discípulos desde el día uno para que fueran apóstoles, pero su jornada con ellos fueron 3 años a lo largo de los cuales les dio órdenes y les encargó tareas para llevarlos de responsabilidades circunstanciales y temporales como preparar a una multitud para recibir el milagro de la multiplicación o ir por las ciudades vecinas predicando el evangelio del reino hasta llegar al momento de darles la Gran Comisión y que asumieran la responsabilidad de ser ellos mismos usados por Dios para hacer milagros y ministras multitudes llevando el evangelio desde Jerusalén hasta lo último de la tierra.

Empoderar es también un proceso de dar órdenes y encargos al otro que crean oportunidades para llevarlo de menos a más en su accionar maduro y responsable en el ejercicio del ministerio y en el liderazgo.

5. Dé confianza al creer en el otro para que el otro se sienta confiado en hacer la tarea

Empoderar es un acto puntual de creer, es una acción emocional de esperanza en el otro, convencido de que hará la tarea que se le ha encomendado con eficacia.

“Le doy gracias a Cristo Jesús nuestro Señor, quien me ha dado fuerzas para llevar a cabo su obra. Él me consideró digno de confianza y me designó para servirlo”

1 Timoteo 1:12

Empoderar también es un acto continuo de confianza en el otro que nos pide transmitir ánimo, aliento y fuerza emocional al valorar al otro como persona y al reconocer sus cualidades y habilidades, así como también su importancia (en el equipo, el ministerio, en la institución) de tal manera que crezca en seguridad personal para hacer la tarea.

Aunque hacemos las cosas para agradar al Señor y no para que los demás nos alaben, lo cierto es que el tanque emocional de una persona necesita estar lleno para sentir seguridad y confianza en lo que se hace.

Desarrolle (en el equipo, el ministerio, en la institución) una cultura de honra y celebración del otro y de lo que el otro hace, al mismo tiempo que se va creciendo en madurez y habilidad para la tarea. El saber que los demás confían en uno, aumenta la confianza en uno mismo y eso a su vez aumenta la efectividad en lo que uno hace.

PREGUNTA PARA LA REFLEXIÓN

Este blog existe para la reflexión personal pero también el diálogo en comunidad. Por eso al reflexionar sobre las “5 llaves del empoderamiento” comparte con el resto de nosotros alguna de las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo estás empoderando?
  •  ¿Cuál de estas 5 llaves es la que falta cuando empoderas?
  • ¿Cuál de estas llaves cuesta más entregar cuando empoderas?
  • ¿Cuál es tu plan para agregarla cuando empoderas?
Daniel Prieto
Website | + posts

Daniel y su esposa Mónica comenzaron en el año 2006 Conexión Pastoral, organización sin fines de lucro que es un ministerio dedicado al desarrollo de iglesias, pastores y líderes saludables que cumplen con la misión de Dios, y a través del cual ministran y equipan al pastor, su familia y su ministerio, además de desarrollar la Escuela de Formación Pastoral, donde cada año cientos de pastores y líderes de todo el mundo están siendo formados como personas y como ministros según el corazón de Dios.

La pasión y llamado de Daniel es multiplicar, formar y habilitar la mayor cantidad de lideres de vida que cumplan con la misión de Dios alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *